La orientación de los paneles solares y su inclinación es un factor decisivo a la hora de aumentar la producción de electricidad de tu planta solar. Para conseguir la mayor capacidad y sacarle el máximo nivel de rendimiento, es necesario que los paneles tengan el grado de inclinación adecuado, para lo cual es imprescindible también tener en cuenta la forma de tu tejado o de la superficie en la que estará la instalación.

¿Sabías que estos grados pueden cambiar dependiendo de los meses del año en que nos encontremos? Durante los meses de invierno el sol incide con menor intensidad, mientras que ocurre lo opuesto en los meses de verano. Este factor es importante a la hora de instalar las placas solares. Pero, además, dependiendo de la ubicación donde nos encontremos, la orientación también cambiará.

Una excelente solución para maximizar el rendimiento de una instalación solar es la de contar con un sistema de seguidores solares. Este sistema consiste en colocar unas bases móviles, que permitan modificar la orientación de los paneles solares y su inclinación de manera automatizada según la época del año y la incidencia de los rayos del sol.

Determinar la inclinación de los paneles solares

Para ello, es importante determinar en qué época del año habrá mayor consumo eléctrico, ya que no siempre coincidirá el mayor consumo con la temporada con menos horas de sol, es decir, no siempre consumimos más electricidad durante los meses de invierno.

Un ejemplo de ello lo constituyen las viviendas e inmuebles que cuentan con piscinas. En verano, la depuradora estará funcionando con mucha frecuencia, así como también los frigoríficos, congeladores y aires acondicionados. Todo ello puede aumentar sensiblemente el consumo de electricidad.

Si este es el caso, las placas solares deben ser instaladas de una forma orientada a optimizar el rendimiento de la instalación en la época de verano. En el caso de tratarse de una base fija, podemos optar por el uso de baterías de almacenamiento durante los meses más fríos.

También puede darse el caso de que el consumo sea bastante estable durante todo el año, sin mostrar grandes variaciones. En este supuesto, así como si el consumo es mayor durante los meses de invierno, debemos orientar los paneles para que reciban la mayor cantidad de luz solar en el mes de diciembre.

El grado de inclinación de los paneles solares que se recomienda durante el invierno debe calcularse considerando la latitud de la ubicación geográfica y sumándole 18 grados. En cambio, si queremos mayor potencia en los meses de verano, se tomará en cuenta la latitud del lugar y se restará a esta cifra 18 grados.

Siempre hay que tener en cuenta la opción de que la base que se instale sea móvil en lugar de fija. En ese caso, podemos mover manualmente los paneles para inclinarlos de manera óptima en cada época del año.

Si los paneles van a colocarse en zonas muy frías donde las nevadas sean frecuentes, es importante que los paneles se inclinen lo suficiente como para que la nieve no se acumule sobre ellos sino que se deslice hacia el suelo.

Por último, hay que estudiar también la opción de colocar los paneles con la misma inclinación del tejado, especialmente si se trata de cubiertas inclinadas. De esta forma, podemos ahorrar una cantidad considerable en los costes de infraestructura e instalación de los paneles, sacrificando un pequeño porcentaje de rendimiento.

La orientación de los paneles solares según la zona geográfica

En España, al encontrarnos ubicados hacia el norte, la orientación de los paneles solares ideal es hacia el sur.

Para poder determinar de manera más exacta la orientación de los paneles solares, debemos ayudarnos utilizando una brújula. Si no tenemos brújula, podemos utilizar la hora solar. Una orientación sur se corresponde con las 12 horas del mediodía, hora solar. Es necesario no confundir la hora solar con la hora oficial, ya que en países como el nuestro, tenemos cambios de horario dependiendo de la época del año.

También hay que considerar otros factores importantes. Para calcular correctamente la orientación de los paneles solares, si tenemos edificios o árboles alrededor, cuya altura sobrepasa la altura de la instalación, hay que cuidar que estos elementos no proyecten sombra sobre los paneles a ninguna hora del día. Parece algo obvio, pero muchos son los usuarios que notan estos problemas después de colocar las placas solares.

Esto se puede determinar observando la proyección de las sombras en el lugar donde vayas a instalar los paneles a diferentes horas del día, preferiblemente durante el invierno, ya que estas se proyectan más alargadas que en cualquier época del año. Si no detectamos sombras durante estos meses, es casi seguro que en el resto del año tampoco las habrá.

Una instalación solar debe realizarse solo después de haber estudiado previamente todos los factores que influyen en ella. Tenemos que haber determinado nuestro presupuesto, la potencia de consumo y los equipos que necesitaremos, así como otros factores externos, tales como la estructura, los elementos alrededor que podamos aprovechar y todos aquellos que, de algún modo, tengan influencia en el rendimiento de una instalación solar.